Depende de ti

Siempre he dicho que las políticas sociales, ni de ningún tipo, son cosas de terceras personas, es decir, uno no puede ir por la vida culpando a los demás por algo que nos afecta a todos. Quizá no seamos nosotros los que tomamos las decisiones, pero si quienes elegimos a quienes la toman y más, allá, quienes las ponen en práctica.

Depende de ti quien tome esas decisiones, pero resulta que muchas personas son apáticas a los procesos de selección de los representantes y es allí cuando comienza a estar mal todo. Un poco más de empatía por parte de la sociedad haría la diferencia, pero suponte que ya es tarde para eso, suponte que ya los que toman las decisiones están elegidos y solo queda afrontar lo que ellos decidan.

Incluso en ese momento depende de ti, pues muchas personas insisten en hacer lo que ellos quieren, faltando a los compromisos de la sociedad y siendo adversarios de los esfuerzos que se hacen para mejorar en sociedad.

Depende de ti, y de nadie más, si la política te afecta no se puede negar que eres tú quien se hace protagonista. Tú debes defender tus derechos y tú debes respetar las decisiones que se han tomado en consenso.

A veces pienso que a la gente lo único que le gusta es quejarse de las decisiones que han tomado los demás y eso se debe a que es más fácil señalar que hacer. Entonces, si sabes que depende de ti, es hora de que tomes consciencia de tu participación como miembro de la sociedad y aporte tu grano de arena.

Muchos de los problemas sociales que vemos en el mundo se derivan de la poca voluntad de la gente de participar en las decisiones diarias; derivan de esa gente que prefiere hacerse de la vista gorda.