Museo de Ciencia y Tecnología de Catalunya

Quizás no todos sepan, pero los museos son instituciones que promueven la difusión del conocimiento histórico, cultural y artístico. Son organismos de dependencia pública o privada destinados a conservar aquellas obras desarrolladas por la humanidad.

Existen museos de diferente naturaleza, donde podemos mencionar los de arte, historia natural, cerrajería, y por supuesto los de ciencia y tecnología. Un ejemplo de éste último ámbito, es el Museo de Ciencia y Tecnología de Catalunya (mNACTEC).

Esta institución se encuentra adscrita a la Generalitat de Catalunya, específicamente al Departamento de Cultura de este organismo, cuya sede se encuentra localizada en Tarrasa, en las inmediaciones de la Rambla de Egara, número 270.

Historia del museo

Durante la época correspondiente al cierre del siglo XIX, industriales de la provincia de Ávila formaron una empresa que tenía como finalidad fabricar tejidos de lana. De acuerdo a la costumbre del momento, primero arrendaron el lugar y luego se hicieron con uno de los “vapores”.

Se les llamaba “vapores” a los edificios cuya fuente de energía era el vapor de agua. La fábrica textil funcionaria por mucho tiempo, hasta que los trabajadores empezaron a mostrarse inconformes de las condiciones de trabajo.

Los salarios bajos de los trabajadores fue la principal queja, y las mujeres que laboraban en la fábrica eran quienes disponían de las peores condiciones y sueldo, lo que motivaría que la fábrica cerrase, y se erigiera el museo varios años después.

En 1920 se propiciaría la división de la empresa, donde los hilados se trasladaron a Frigols y la fábrica se enfocaría exclusivamente a tejidos. En 1962 la fábrica quedaría devastada a raíz de las riadas de Tarrasa, y en 1976 se produce el cierre del negocio.

Auge del museo de ciencia y tecnología

Después de que funcionase Manufactura Auxiliar, la última empresa que trabajaría alquilada en las instalaciones de la fábrica, el antiguo edificio sería comprado por la Generalitat de Catalunya en el año de 1983, transformando la fábrica en el museo que conocemos hoy.

La que antes era una fábrica modernista, sería ampliada con nuevos edificios, donde el vestíbulo de entrada tiene una fachada fotovoltaica. Asimismo en el museo hay una exposición permanente llamada “Lluís Muncunill, arquitectura para la industria”.

Esta exposición proporciona al público cada una de las obras del arquitecto que se encargaría de la construcción del edificio, construido bajo la premisa del modernismo catalán en el que existen numerosos exponentes.

¿Por qué debes visitar este museo?

De por si todos los museos son de utilidad pública con fines educativos y de entretenimiento, y esto es lo que justamente ocurre con el Museo de Ciencia y Tecnología de Catalunya, pues dispone no solo de datos de interés científico, sino también la historia de los artefactos presentes.

Si te encuentras en Catalunya, no pierdas la oportunidad de visitar junto a tu familia o amigos este lugar, que no solo posee belleza en sus instalaciones, sino que también se trata de un establecimiento capaz de proporcionar el conocimiento y el entretenimiento que necesitas.